Primero de diciembre de 2014

En la marcha del primero de diciembre asistí a un pleito entre un conductor de televisión y un manifestante en bicicleta. El hombre con el micrófono y su camarógrafo (sin señas que delataran a qué televisora pertenecían) se habían instalado en la zona más vacía del Ángel, de manera que la manifestación simplemente no salía a cuadro. No pude escuchar qué decía el hombre exactamente, pero me saltaron algunas palabras como “vandalismo”, “violencia”, “lanzando cohetes” y cosas del mismo campo semántico.

De pronto, un manifestante pasó atrás del conductor en su bicicleta, mostrando su manta hacia la cámara. El hombre con el pelo engominado dejó de hablar inmediatamente y su camarógrafo, de filmar. Entonces el manifestante empezó a regañar a ambos profusamente. “No estás diciendo lo que realmente está pasando”, decía, y lo acusaba de distorsionar la realidad, de criminalizar la protesta, de mentir y no mostrar las imágenes de la inmensa marcha, mayoritariamente pacífica. Tantas y tan verdaderas fueron sus palabras, que el conductor optó por subirse a su motocicleta y proceder a retirarse. Entonces, el manifestante se trepó en su bicicleta y siguió disparando sus argumentos, furioso, hasta que los perdí de vista.

No recuerdo lo que decía su manta. Sin embargo lo puedo inventar. Su manta, en mi imaginación, dice algo así como: “Violencia es tu silencio”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s