Los dones

El primero
alto flaco y triste
predica una pedacería de clichés
El segundo es chaparro y gordo
y su sonrisa
inmensa y amarilla
aviva la noche
tanto como sus chistes verdes

Son dioses niños que nos ofrecen
su propia leche materna
pulque blanco en una botella de bonafont

Provienen de un olimpo tapizado
de mosaicos flores y orines
donde el tiempo es blanco y baboso
Ahí todos se conocen
como en la escuela
todos se abrazan y se golpean
como en la escuela
todos se saben las mismas canciones
como en la escuela

Pero a las 8 30 el olimpo cierra sus puertas
En la banqueta los dioses bromean un poco
y después se van alejando
quién sabe a dónde irán a parar

Al cabo de un rato
sólo quedan los dos más necios
los más sedientos
Cómo convencerlos de que nosotros
no podemos aliviar su sed
de que nada merece tanta sed
de que esa sed no les pertenece

Tras largas despedidas
las dos figuras
se desvanecen por una esquina
Nosotros también
entre nocturnos rugidos de coches
continuamos nuestra procesión
de dioses niños

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s